A Day in the Life

Manuel Manrique nació en Barrio General Bustos y vivió en Argüello. Como buen músico y fanático de The Beatles, tiene su cuota de rebeldía -atesora la discografía completa en vinilos de la banda británica-, ya que en el transcurso de su vida fue a 6 colegios “no por malo sino porque nunca acató órdenes ni nada,” declara con una sonrisa.

Sin embargo, “si algo me representa es el equilibrio, no tener excesos con casi nada”, comenta Manu, como lo llaman sus amigos. Hace todo “de puro huevo y corazón, confiando en que las cosas van a ir para adelante.”

A partir de los 17 años desarrolló su tendencia hacia el arte, sobre todo a la música y a la pintura. Tuvo una banda que se llamaba Alicia Renton. Hoy, continúa tocando el bajo, cantando y haciendo producción musical. “Hago mucho trabajo manual, soy un trabajador, ferretero sobretodo.”

Pasa su día entre el negocio familiar en donde vende materiales de construcción desde hace 10 años y Fruta, su querido proyecto cultural y sala de ensayo, junto a Bruno Chaix y Franco Colombo. “De a poco, con muy poca plata y escasos recursos vamos armando este proyecto apostando a que es un buen momento para la cultura en Córdoba y queremos ser parte de eso.”

Además, Manuel protagoniza la campaña primavera verano de la marca de indumentaria masculina, Fabrizzi. “Es la primera vez a pesar de que siempre, desde chico, me preguntaban si quería ser modelo porque era alto, pero nunca accedí. Y a esto me lo ofrecieron unas amigas y dije ‘bueno voy a romper este clima que tengo con las cámaras’ y fue súper natural.”

Aunque su relación con la ropa no es tan cercana, ya que “no se compra ropa en el shopping. No compra ropa, directamente” –manifiesta-. “Hace años que no voy al shopping. Me he comprado mucho en tiendas de ropa usada. Viví un año y medio en Barcelona y allá conseguí muchísima ropa y me traje todo y desde allí no me compré nunca más ropa,” confiesa mientras usa una colorida camisa de Elvis.

Es coleccionista de camisas hawaianas desde hace 8 años, de gafas y también de vinilos. Es “fanatiquísimo” de The Beatles, de Pink Floyd, de Lou Reed, de Bowie. Tiene alrededor de 30 gafas y 40 camisas “cubanas, hawaianas, de colores, deliradas, de todo un poco.”

También, hace 3 años que no se compra zapatillas y 2 años que compró sus borcegos usados; ahora están mordidos por su perro, pero “desde que los tiene no se los sacó”, asegura. “Disfruto mucho de la simpleza, de las cosas tranquilas, no me gusta ostentar de nada. Soy simple, tranquilo, franco, directo, honesto. Tengo buenas intenciones.” Así es Manu Manrique.

Fotografía Gon Ganón

Yul Des

La moda es parte de mi vida, es una de mis formas de expresarme. También, soy gran admiradora de las artes visuales, la música y la cultura urbana. Así que mis escritos reflejan todo lo que me influencia y tienen olor a vintage.

Be first to comment