La terapia de las hermanas Aguirre

“Un día estaba en un centro comercial, miraba, no compraba nada y dije ‘estoy haciendo terapia de shopping’. Luego, creé una carpeta en mi computadora llamada Shopping Therapy y empecé a guardar fotos de looks que me gustaban. ¡Ya está! le saco shopping y mi terapia va a ser reciclar cosas. De ahí viene lo de reciclar y exorcizar, o sea, mientras reciclo prendas también me estoy reciclando yo misma, sacando lo viejo, lo que no sirve y haciendo algo nuevo con eso. Exorcizar es sacar los fantasmas y las cosas negativas.”

Así nació en 2012 Therapy + Recycle and Exorcise de las hermanas Aguirre, con una crisis emocional que atravesó Mariángeles en Berlín y al año siguiente se sumó desde Córdoba la hermana menor, Paula.

Therapy está basado en la idea del do it yourself (hacelo vos mismo), reciclar y reutilizar prendas y accesorios vintages para volverlos a usar en una prenda nueva, con el desafío de refuncionalizar y aprovechar lo que hay para no comprar nada nuevo.

“Si nos ponemos a pensar en nuestra infancia, encontramos un sentido a todo. De chica el primer recuerdo que tengo son los collares de mi abuela, cada vez que iba a su casa le pedía que me trajera la cajita de los collares y me ponía a jugar. Eso se fue arrastrando, de hecho yo siempre fui de hacer cosas con mis manos y alrededor del 2002 empecé con una marca de bijouterie y vendía acá en Córdoba. Luego me fui a vivir a Alemania en el 2004, y corté con eso pero me quedó ahí latente todos estos años”, recuerda Mariángeles.

Con una abuela costurera que les enseñó a bordar y a coser, que les hacía ropa para las muñecas y para ellas. Con una mamá que también bordaba y cosía. Y con una hermana mayor que ella misma se hacía la ropa que usaría el fin de semana, no les fue difícil a las hermanas originarias de Villa María estar conectadas siempre a las costuras, ropa y accesorios.

“Nos disfrazábamos en el patio con ropa de mi abuela, zapatos de mi mamá, había un ropero en un cuartito de juegos y ahí teníamos toda nuestra ropa. Jugábamos mucho, teníamos un patio grande y pasábamos mucho tiempo afuera, mirábamos poca tele. Le hacíamos ropa a nuestras barbies y muñecas. Mirábamos Jem, para nosotras Jem and the Holograms es realmente un ícono (risas)”, cuenta con una sonrisa Paula.

A lo que Mariángeles agrega: “Otra cosa que nos influenció mucho, en los 90’s, fue MTV. Mi ídola era Ruth, yo tuve el pelo de todos colores por ella. Yo copiaba los looks, me hice tatuaje con 15 años, sola me perforé el ombligo, porque miraba MTV y sacaba todas esas ideas locas” (risas) “Por ella, que estaba siempre mirando canales de música, a mí el estilo de los 80’s y 90’s me encanta”, declara la hermana menor.

Son las menores de 4 hermanas. Mariángeles estudió periodismo y Paula estudió diseño de modas y publicidad, ambas llegaron a nuestra ciudad con 18 años. Entre ellas, se llevan casi 5 años con énfasis en el ‘casi’, cuando lo cuentan. Una dio un workshop de moda sustentable en Villa María y la otra hizo lo mismo en Berlín. En febrero harán un showroom en Córdoba lanzando todo lo que obtuvieron en sus últimos viajes, ya que además de Maríangeles, Paula está recién llegada de Río de Janeiro.

-¿La marca surgió a la distancia con una en Berlín y la otra en Córdoba?
-M: Me quedó eso de que no hice nada más manual, como a mí me gustaba… Además, fue porque la ropa que hay en Alemania no es muy divertida. O tenés cosas muy caras o tenés cadenas que venden ropa y está todo el mundo vestido igual. Desde que llegué allá, lo que me llamó la atención fue la segunda mano. Todo se vende, nada se tira, la gente vende los fines de semana lo que no necesita en los mercaditos (desde muebles hasta ropa) y hay tiendas de segunda mano por todos lados. En un punto, me di cuenta de que tenía demasiadas cosas que había acumulado y no compraba nada más, pero miraba y tenía la necesidad de hacer algo yo y de repente se me ocurrió modificar todo lo que tenía de segunda mano. La catarsis fue un viaje que hice a Londres y vi mucho diseño.
También, siempre me gustó reciclar y no consumir, siempre fui anticonsumo. Por eso no puedo creer los precios que hay acá en Argentina, veo todo tan caro y cuando pregunto lo que gana la gente y lo que valen las cosas no entiendo. .
Sumado al hecho de que necesitaba expresarme, hacer algo en donde yo pusiera mi sello, mi personalidad y que fuera algo mío. Eso fue lo lindo porque a través de ello dije esta soy yo, todo lo que está acá soy yo.
Lo mejor fue cuando vine el verano pasado y traje algunas cosas para reciclar. Y cuando Paula las vio, se prendió con la idea. Ahí cerró todo el sentido: por un lado, para ella era el empujón que le faltaba para dedicarse a lo siempre le gustó, y para mí la excusa ideal para estar más conectada y sentir que tengo un pie acá también, hay una conexión más fuerte con ella, con la familia, con el país porque por ahí la distancia diluye la relación, la conexión. Luego, salió todo tan fácil y rápido que hasta el día de hoy no lo puedo creer… el logo, el nombre. Le dije a Pau la idea que tenía sobre el logo y ella lo hizo y así se fue dando todo.

-¿Cómo es el proceso creativo?
-P: A los materiales cada una lo busca en sus viajes y en su entorno, pero nosotras estamos siempre conectadas tirándonos ideas y pasándonos referencias. La parte de marketing y comercial la hacemos entre las dos.
-M: Es bastante libre lo que cada una hace porque también hay que mirar lo que en cada lugar funciona y la disponibilidad de materiales. Allá hay mucho vintage, entonces para mí fue buscarle una vuelta porque personas que compran y revenden vintage hay miles y yo no quería hacer eso, sino algo hecho por mí, reusar esos materiales de segunda mano. Lo bueno fue que acá recién estaba empezando…
-P: Por otro lado, a nivel mundial hay una conciencia sobre el consumo, está virando la forma de pensar de la gente a la hora de consumir, la gente está comprando una prenda más cara y de mejor calidad para que le dure más tiempo y dejando de lado las compras de productos masivos y de menor calidad (con todo lo que viene detrás de eso: mano de obra barata, explotación, etc.) Creo que las dos cosas acompañan: por un lado la tendencia del vintage hoy como una prenda cool y por otro lado, la sustentabilidad y la conciencia.

En Europa, según Mariángeles, se habla mucho del fast fashion y una marca típica es Prime Mark que está generando el triple de basura textil que hace 10 años atrás. Todo eso es por la moda barata, muy barata, de use y tire. “Nuestra idea es la de luchar con esa insatisfacción que te produce ser un constante consumidor pasivo que es todo lo contrario a lo que te produce cuando vos hacés algo con tus manos, ves que es lindo y que otras personas lo aprecian también.”

-Si les gusta tanto, ¿cómo hacen para no dejarse todo ustedes?
-P: Siempre pasa, y con mayor razón porque encontramos cosas que no se repiten, que son muy únicas. Algunas veces nos quedamos con algo, pero generalmente las dos tenemos mucha conciencia de que nos dedicamos a esto y yo quiero que la gente lo tenga, digo ¡qué buena esa estampa, quiero que la gente salga y se ponga eso! Es bueno saber que a alguien le gustó algo en Therapy, algo que elegí yo, que estuve toda una tarde haciendo una selección en un mercado, prefiero que esté en la calle y que la gente lo disfrute. Eso me da más satisfacción que quedarme con la prenda. Además vemos tanto que ya nos saturamos, no queremos tener tanto acumulado, preferimos que circule.

A Bichi, como la llaman en la familia, le encantan los accesorios. Entre ellas se ríen porque ambas poseen un cajón “de las cosas que no se venden”. En este viaje a Córdoba, la mayor conoció el cajón de la menor y se dio con que atesora lo mismo de ella: ¡cintos! Además, tiene muchas carteras vintage de los 40’s y 50’s. A Poli le gusta todo, especialmente las prendas bordadas, “si pego alguna en una compra se queda conmigo.”

Para Paula, el proceso desde la búsqueda hasta poner la prenda a la venta es muy divertido. A lo que Mariángeles agrega “es mucho trabajo también” (risas). Pero es un trabajo que les otorga mucha satisfacción y orgullo ya que están luciendo de pies a cabezas sus diseños intervenidos.

Fotografía: Gon Ganon

Yul Des

La moda es parte de mi vida, es una de mis formas de expresarme. También, soy gran admiradora de las artes visuales, la música y la cultura urbana. Así que mis escritos reflejan todo lo que me influencia y tienen olor a vintage.

Be first to comment