Pum Pum Punk Dulce

“Pum Pum me bautizaron unos amigos hace muchísimos años, antes de que empezara a pintar. Me decían así porque tengo un carácter explosivo, puedo estar muy tranquila pero de repente si algo me molesta digo ‘grrr’ y me sale la gruñona,” confiesa entre risas.

La ilustradora y artista más conocida en el ámbito del arte urbano a nivel nacional dejó su casa de dibujito animado y estuvo de “Paseo” por Córdoba, presentando su muestra en la galería de arte Kosovo a fines de marzo.

Explosiva, aunque de bajo perfil, cuando empezó a dibujar –allá por 2004– adoptó el sobrenombre de sus amigos como una firma porque le gustaba que fuese anónimo y le atraía que no se supiese si era hombre o mujer.

“Me gustaba que no se supiera mucho de mí. También, soy medio vergonzosa, prefiero el bajo perfil y que la gente reconozca mi trabajo, más que a la persona. Tengo el concepto de que no me parece tan importante el primer plano de la artista”, explica ella.

Cuando estudiaba diseño gráfico, dibujar era lo que hacía en su casa como hobby. En ese momento, Pum Pum empezó a hacer dibujos sobre papel de stickers y a pegarlos por ahí. Eso fue lo primero que la llevó a la calle y fue jugando.

“Cuando terminaba el día de diseño (porque estudiaba y a la vez trabajaba en diseño gráfico) y llegaba a la noche a mi casa quería hacer lo que me gustaba, lo que sentía que me daba placer”, confiesa.

Así conoció y se hizo amiga de algunos grafiteros de Buenos Aires y ellos la animaron a que pintara lo mismo que hacía en papel, pero en las calles. “Yo no me veía haciendo eso, no fue una decisión de decir ‘quiero ir a la calle’, fue jugando con ellos cuando iban a pintar y yo me sumaba. Fui probando hasta que me empezó a gustar y después ya salía sola”.

-¿Por qué las niñas rubias, los gatos, los pajaritos?
-La nena rubia empezó por dibujarme a mí misma en caricatura, entonces hacía la chica de pelo largo con flequillo que era como mi versión caricaturizada. Después, el circuito de personajes que la rodean viene por lo que a mí me gustaba de chiquita, que era Hello Kity, My Melody, ese estilo de dibujos japoneses que generalmente son personajes y sus amigos. Entonces, generé mi propio mundo, mi propio universo con este personaje que era como el “mini ni” y sus amiguitos que son gatitos y pajaritos en diferentes situaciones, a veces son buenos, a veces son malos. A mí me divertía hacer eso y, con diferentes formas de resolverlo, lo sigo manteniendo en el tiempo.

-¿Qué es lo que la gente ve en Paseo, muestra presentada en Córdoba?
-Paseo es una etapa en mí… Con cada expo me gusta generar obras para esa expo, no hacer un rejunte. Me gusta pensar en un tema y desarrollarlo. Antes de ésta, hace un tiempo, venía probando experimentos de salir de lo que ya venía haciendo en el lenguaje, en la parte morfológica. Siempre hacía ciertos colores con línea negra y ahora le eliminé esa línea, cambié un poco la paleta de colores y quería que sea más ajustada con pocos colores y también usé más formas geométricas. Esta obra, es un experimento mío, fue un paseo por otra resolución gráfica, esa era mi idea.

-Además de lo que ya enunciaste, ¿qué otras inspiraciones o influencias tenés?
-Siento que influye todo. No directamente, pero a veces escuchas una música que te gusta y eso se traslada de alguna manera. Todos los dibujitos, los muñequitos, lo que me gustaba de la infancia, eso me sigue gustando hoy todavía; mi casa está llena de muñequitos y de cositas de Hello Kity, ya que soy muy fanática. También, la música tiene una importancia bastante fuerte porque la tengo como compañía constante cuando pinto, cuando estoy haciendo un boceto o trabajando. Los gatos también me encantan, por eso a veces el personaje tiene un gatito en la cabeza o lo tiene enroscado… el mundo animal me gusta mucho.

-¿Cómo definirías tu estilo de pintura?
-Me re cuesta definir las cosas a veces. Siempre pienso que es más fácil para otro que no lo sienta personal y que lo sienta ajeno para decir esto es así… Es muy difícil definirse porque es una sumatoria: tuve una adolescencia en donde el punk rock fue muy clave en mi formación, entonces creo que eso de hacer las cosas uno mismo, de generarse un espacio, de salir a hacer aunque no haya un por qué, eso es un estilo que te va influyendo en todo lo que hagas profesionalmente o personalmente; esas cosas fluyen.

-Mirando tus dibujos, quién hubiera pensado que vienen del punk rock…
-¡A mí me parece que eso es lo interesante! Me encantan las contradicciones, me gusta no tener que vestirme necesariamente con tachas y hacerme una cresta y, sin embargo, poder ir a disfrutar ese tipo de música. Me parece que las contradicciones suman mucho, no creo que sean negativas. Tengo muchos intereses que son extremadamente distintos y que para mí suman muchísimo. Cada uno ve lo que quiere en mis pinturas. Yo me doy cuenta que en las muestras el público tiene opiniones muy diversas a lo que yo pensaba y eso está bueno. Creo que es una sumatoria de cosas que pueden ser opuestas a primera vista pero que después de alguna forma convergen porque soy la que los une; entonces tal vez ese cuadro que es re dulce lo hice escuchando Black Flag.

Pum Pum y la moda

Para ella, coleccionar pañuelos “es una locura” confiesa entre risas. “¡Los pañuelos me encantan! Me gusta ir a las ferias vintage y encontrar pañuelos raros. Tengo un montón y a veces pienso que ya no me dan los días para usarlos, pero cuando hay un clima que lo amerita me pongo algún pañuelito, sin dudarlo.” Incluido el que diseñó ella misma con pattern de gatitos, serigrafiado y bastante artesanal.

Asociada a distintas marcas, diseñó una línea de bolsos, una de pañuelos, remeras, bagpacks, prendedores y collares. Le encanta la etapa de diseñarlo, de elegirlo, decidir la estampa, los materiales, qué colores, el soporte, los detalles. “Me gusta hacer cosas que me gusta usar a mí, como pañuelos y remeras”, aclara.

Diseñó para la marca de indumentaria femenina Ver y seguramente se repita para primavera con remeras y bolsos. También, con otras marcas hay planes para alguna colección mínima. “Eso me interesa mucho, participar con marcas que me gusten o que sepa que pueden hacer un producto que me guste a mí, que usaría yo”.

Sin embargo, “todavía no llegué a ese punto de lanzarme, de saltar sola y desarrollar productos yo misma”. Y agrega que tiene pendiente el desarrollo de patterns continuos para telas que sirvan para confeccionar las prendas directamente. Sólo es cuestión de animarse y Pum Pum está en su mejor momento.

Fotografía por Gon Ganon
Intervención por Pum Pum

Yul Des

La moda es parte de mi vida, es una de mis formas de expresarme. También, soy gran admiradora de las artes visuales, la música y la cultura urbana. Así que mis escritos reflejan todo lo que me influencia y tienen olor a vintage.

Be first to comment