La felicidad de Pickle en Pixelations

“Los títulos siempre tienen una intención; si hay algo que a nosotras nos cuesta es rotular los proyectos. Cuando se tiene tanta libertad creativa, es difícil imponerse límites propios y en cierta forma titular es limitar. Lo que nos gusta de este videoarte es que conduce a ningún lugar o, mejor dicho, conduce a todos los lugares.”

Así comienzan las realizadoras audiovisuales Melina Storani y Nicoletta Harpe a referirse acerca de su creación para ser proyectada por ellas mismas en el espacio audiovisual de Dogmatrónicos en el Pixelations, curado por Composé Revista. Todos los lugares conducen a Pickle, ese lugar imaginario e inspirador que alberga a las dos amigas.

Como realizadoras, no estuvieron interesadas en llegar a un punto común, sino en aprovechar las singularidades de las personas que lo pudieron ver esa tarde en el subsuelo del Pabellón Argentina y que lo verán también en su canal y podrán engendrar sus propias conclusiones.

“A nosotras no nos encasillaron a la hora de crear, así que preferimos mantener esa libertad no sólo en la composición técnica de las imágenes y la banda sonora ‘Pixelado’ a cargo de Círculo Polar Ártico, sino también en el concepto general del proyecto”, explican las realizadoras.

Lo que primero se plantearon, según Melina, fue el concepto que querían representar. Surgieron pequeños detalles, guiños si se quiere, de sus rutinas diarias que las identifican a cada una como personas diferentes y a Pickle como conjunto.

Y Continúa: “Cuando nos invitaron a participar del espacio Composé en Pixelations sentimos inmensa alegría y decidir la “temática” del videoarte fue sencillo, queríamos algo que nos hiciera felices. Y dándole vueltas a ese concepto tan raro que es la felicidad, empezamos a reconocer esas pequeñeces que nos hacían sentir así.

Para Nicoletta, el concepto se fue creando a medida que construían el trabajo, que lo veían, que lo pensaban. “Creo que en principio no sabíamos para donde íbamos pero si que queríamos sacar a luz muchos momentos guardados en el placard. Para mi fue un revivir experiencias inolvidables que forman parte de lo que somos hoy.”

Sus viajes, sus mascotas, los amigos y hasta sus familiares son los protagonistas del video. Ellas jugaron con los colores y la superposición de imágenes que aportan, también, al sentimiento de la felicidad.

“Eso surgió trabajando en conjunto con Diego (el músico involucrado en el proyecto bajo el seudónimo de Circulo Polar Ártico) cuando nos dimos cuenta que la fusión de todos esos momentos en un cuadro también aportaban el dinamismo que creemos que la felicidad tiene, que viene y va constantemente”, agrega Melina.

Además, ellas se definen como bastante controladoras de las cuestiones estéticas y, por ello, pensaron que para un festival de diseño valía la pena originar algo que visualmente pareciera explotar de principio a fin. A partir de ahí -y siguiendo este concepto de acumular “momentos”- comenzaron a construir un material en el que cada toma fue seleccionada especialmente por su contenido, su composición o la emoción que les generaba, ya que cada una está ligada a una experiencia de vida, un recuerdo, un color, un aroma, una sensación.

“Los títulos, por excelencia, siempre deben revelar algo más del contenido que discurre a continuación; tienen que dar una pista. Nos parece que la mejor manera de dar una pista es no titulando, no ejerciendo presión sobre lo que al final cada quién quiera desentrañar del videoarte. Por eso parece apropiado decir que nuestro proyecto no está titulado o, mejor aún, que preferimos llamarlo “Sin título”; para que la obra hable por sí misma”, concluyen.

Yul Des

La moda es parte de mi vida, es una de mis formas de expresarme. También, soy gran admiradora de las artes visuales, la música y la cultura urbana. Así que mis escritos reflejan todo lo que me influencia y tienen olor a vintage.

Be first to comment