Camel clásico

Este es el tiempo de invertir en un tapado que, bien cuidado, te dure toda la vida. Si tienen suerte, si tienen acceso a alguna tienda vintage o al placard de su mamá o abuela, aprovéchenlo. Estamos hablando de un tapado camel de calidad y te ganaste la lotería si tiene un cuello de piel.

Yo tuve la suerte de encontrarlo en un mercado de pulgas. Va, mi amiga lo encontró. Yo agarré otro y nos dimos cuenta que un exchange era necesario. Con 23 grados de calor, la loca caminó horas con el tapado puesto porque no tenia ningún lugar a donde ponerlo.

El camel es un color clásico. La verdad que te lo podés poner arriba del pijama para ir a comprar puchos a la esquina, arriba de un jean blanco y una remeronga de tu novio que agarraste desesperada porque no sonó tu alarma esta mañana, o una cena formal arriba de un jumper con escote hot con cadenas doradas delicadas. Es un comodín y la verdad que vale la pena agregarlo a tu placard esta temporada.

Mi look de hoy es monocromático, con una blusa Calvin Klein, un pantalón de cuerina estilo boyfriend de Zara, un corpiño de encaje y unas perlas todo off white, con las botas y el tapado color arena. Es un look toned down, pero de tal modo que destacas. Un hand bag DIY verde musgo con unos flecones que me tardaron dos horas en atar, unos lentes cat eye de Miu Miu, desmaquillada y una colita alta, salí a dar vueltas. Mentira, me volví a mi cama y mi Netflix. ¡Domingo!​

Fotografía: Zeynep Enderoglu

Be first to comment