Ivan de Pineda y sus 20 años en la moda

Desde muy pequeño en su habitación, él se sumergía entre libros y, a través de la lectura, viajaba. Con sus ojos celestes agrandados por el aumento que tenía en sus lentes y con la imaginación propia de un niño curioso, pudo descubrir el mundo cuando otros tal vez descubrían la pelota. Por lo que el vivir de viaje no es un asunto nuevo para él.

Modelo internacional, conductor de radio y televisión, con importantes pasos por la actuación, hoy columnista de un diario nacional, aficionado a la lectura, políglota, viajante del mundo. A sus 37 años, Iván de Pineda ha realizado muchas cosas pero con seguridad no llegan ni a la mitad de todo lo que pueda hacer a lo largo de su vida con su personalidad inquieta y su incansable espíritu.

Comenzó su carrera como modelo en la adolescencia, luego de que su tío Alejandro enviara una de sus fotos a una agencia y cuando regresó de un viaje con sus amigos del colegio se enteró: “no sé si él lo hizo porque sabía, porque lo pensó realmente, porque era una joda; son esas cosas que tiene la vida. Y bueno, heme aquí, 20 años más tarde o un poco más.”

Desde ese momento, poco tiempo pasó para que “le cambiara la vida” y se consagrara como el modelo latinoamericano más requerido por grandes marcas como Diesel, Kenzo, Moschino, Versace, Gucci, Dior, Yves Saint Lauren, Hugo Boss, entre otras. Actualmente, es la imagen de Prototype desde el 2010 y llegó a Patio Olmos Shopping para la inauguración del primer local de la marca en Córdoba.

El chico de la camisa

“El chico de la camisa –repite entre risas luego de ser indagado por su prenda fetiche–. Me gusta, me parece una prenda muy importante en el vestuario, creo que es una manera simple y canchera de estar siempre bien.”

Optimista, lleno de energía, con la misma sonrisa que lo diferenció de los demás modelos en los 90’s, prefiere mirar todo lo que ganó, en vez de lo que perdió, con su carrera: “La oportunidad de viajar por el mundo, de conocer culturas diferentes, de vivir en diversas ciudades. Aprender a interactuar con la gente y a respetar, estudiar diferentes idiomas, conocer los museos más maravillosos del mundo, trabajar con muchísima gente muy talentosa.”

- ¿Podrías decir qué fue lo que más te gustó o cuáles son las cosas que más te gustaron hacer?
- I: Siempre me ha costado mucho elegir porque con todas las cosas que hago establezco un lazo emocional y poner una cosa encima de la otra es muy difícil. Trabajar tantos años con Richard Avedon, Bruce Weber, Mario Testino, Steven Meisel, Albert Watson, Arthur Elgort, Michelangelo Di Battista y puedo seguir nombrando maravillosos fotógrafos. También, estilistas de moda como Joe McKenna y Karl Templer o productores y editores de moda importantísimos. O con los diseñadores que más conocemos y algunos que no se conocen tanto en Argentina pero son muy importantes en Europa y Estados Unidos. Es muy difícil elegir…

-¿Y extrañas eso?
- I: Si, obvio, porque lo disfruté mucho y me divertí. Igual sigo haciendo fotos. Ahora hice una serie de racconto de la historia de L’Uomo Vogue que salió hace un par de meses. Para mí fue muy importante todo eso porque un poco me cambió la vida.

Con tantos años dentro del ambiente de la moda, Iván indica que siempre ronda la idea de lanzar su propia marca de ropa. Sin embargo, “todo tiene su elucubración mental y hay que darle un tiempo necesario; construir una marca no es un laburo tan simple como parece” por la cantidad de gente que tiene que ver con el proceso de realización y por el respeto que el cliente se merece.

Protagonista de su propia historia

- ¿De dónde proviene tu afición por la lectura?
- I: Siempre fui muy chicato y para mí practicar deportes fue muy difícil. Aprendí a leer desde muy chico y tuve la suerte de que en mi familia se dieran cuenta de que me gustaba la lectura y apoyaran esa necesidad que tengo de leer. Además, soy muy inquieto, muy curioso, siempre me gustó el dato fáctico, a veces nimio. Antes, leía y veía algo que me despertaba curiosidad y me tenía que ir a una enciclopedia. Hoy, leo y con la tecnología es muy fácil porque uno se mete a Internet y ahí crea otro mundo más basto todavía.

- ¿Qué libro estás leyendo ahora?
- I: Ahora estoy leyendo una novela negra, “La rubia de ojos negros” de John Banville que escribe bajo el nombre de Benjamin Black. Es protagonizada por el mítico detective Philip Marlowe.

A pesar de no haber podido estudiar Derecho debido a sus viajes por trabajo, Iván confiesa que tiene “una imagen muy romántica del estudio ya que es necesario, templa el alma y ayuda a desarrollarse interiormente.” Y advierte que uno tiene que ser libre y muy inteligente con las opciones que va dando la vida, también, en cuanto a los gustos.

“Es interesante que uno se pueda desarrollar de una manera efectiva con los gustos, las inquietudes y las curiosidades. Poder hacerlo con seriedad y con una meta porque es muy importante tener metas en la vida, el querer lograr ciertas cosas pequeñas, ciertos mojones que vayan marcando tu vida,” confiesa el modelo que desde adolescente supo marcarse sus objetivos.

- ¿Tenés pensado escribir un libro o te gustaría?
- I: ¡Me encantaría! Ahora estoy escribiendo en La Nación los domingos. Yo creo que a la escritura la tenés que tener adentro y también es entrenamiento, como todo en la vida. Le pongo mucha garra y mucho corazón, me parece que ahí se va creando la personalidad de escritor, es muy importante crearla y ser sincero con uno mismo para escribir porque además estás creando tu universo.

Dinamo de energía

- ¿Cómo se organiza tu vida con tantos viajes?
- I: Con paciencia y con muchas ganas. A veces no es fácil estar todo el tiempo de un lado para el otro, tenés que acostumbrarte a ciertos lineamientos en cuanto a tiempo y a espacio, saber que hay cosas que me voy a perder y también disfrutar mucho de lo que hago. Disfrutar y estar contento es una manera de ser mi propio dínamo de energía.

- ¿Qué le dirías a las personas que están empezando en el modelaje?
- I: Que hagan lo que realmente les gusta hacer, que no tengan miedo en desarrollar sus inquietudes y curiosidades, que disfruten de esta carrera desde el lugar que se lo tienen que tomar, que aprovechen el tiempo en que se desarrollen en ella, que si tienen oportunidad de viajar que aprendan, que puedan transformarse en esponjas de todo lo que sucede en el mundo porque así no sólo van a conocer lo que hay afuera sino también van a apreciar más lo que tienen en su casa y van a aprender a querer mucho más y a darse cuenta de las cosas lindas que todos tenemos. Y fijarse una meta. Yo he conocido muchísimos chicos que se han desarrollado en la moda y que también han hecho carrera aparte, han estudiado y han aprovechado todo esto como un motor para desarrollarse, pero siempre con seriedad y responsabilidad. ¡Hay que ponerle garra y actitud!

Fotos por Martín Fernández

Yul Des

La moda es parte de mi vida, es una de mis formas de expresarme. También, soy gran admiradora de las artes visuales, la música y la cultura urbana. Así que mis escritos reflejan todo lo que me influencia y tienen olor a vintage.

Be first to comment