Un traje es clave

Hola lectores! Perdón por la demora de un nuevo post. Entre robos, trabajos, mudanzas, viajes y una vida sin un momento de descanso, medio que me había desgastado un poco.

Les cuento que ahora estoy escribiendo desde mi queridísima Córdoba, Argentina, tirada en el sillón del quincho con la panza llena de comida casera, disfrutando el día espectacular, pero bastante confusa. ¿No era invierno en el hemisferio sur?

Volvamos a lo nuestro: las tendencias. Desde la pasarela a la Red Carpet, el traje es lo que se está usando. Demuestra poder, es seductivo, elegante y feroz. Con él, se puede ser juguetona, seria, conservadora, sexy. No hay estilo que un traje no pueda ser.

Un traje floreado con shorts y una camisa es perfecto para una comida de domingo al mediodía o hasta un casamiento de día. Por la noche, prefiero un traje mas sleak, con un escote pronunciado en V, dejando el pecho descubierto, o a lo sumo una lencería para darle un toque más seductor. Para la parte de abajo, recomiendo un pantalón al cuerpo y unos tacos más bien finos. Acá veo la onda del taco y la botita tosca que viene al palo para la comodidad y para bailar toda la noche sin llorar, pero siempre recuerden de tener algún taco mas sleak y comodín. Piensen más al estilo del So Kate de Christian Louboutin, pero no con el price tag.

La mejor parte del traje es que tiene dos piezas, las cuales se pueden mezclar con otras de tu placard. El traje clásico lo recomiendo como una buena inversión. Mejor todavía si lo llevas a la modista así lo molda bien a tu cuerpo. Éstos son piezas que los vas a poder usar en cualquier ocasión, dependiendo con qué los combines. Desde la oficina, hasta una cita, estás bien con un suit negro entallado. ¿Quien no tiene un blazer y un pantalón negro? Por qué no mejor algo combinado y que se pueda usar junto y por separado todos los días que se te cante. No hay dos cosas a las que le vas a dar más uso.

Fotos por Jen Miyako McGowan

Be first to comment